a
[vc_empty_space height="5px"]

Facebook

Twitter

[vc_empty_space height="21px"] Copyright 2015 Garmon Abogados.
Todos los Derechos Reservados.

9:30 - 19:00

[vc_empty_space height="2px"]

Horario de Lunes a Viernes - Cita Previa

616.783.364

[vc_empty_space height="2px"]

Llámanos Consulta Gratuita

Facebook

Twitter

Menu

Cómo empezó el caso de las preferentes y las obligaciones subordinadas

Con la creación de un Banco Central Europeo las entidades financieras españolas accedieron a una riada de dinero a tipos de interés bajos siempre que demostrasen solvencia suficiente. Legalmente las Cajas no podían emitir acciones como haría un Banco pero sí podían comercializar productos como las participaciones preferentes o la deuda subordinada. Tanto uno como otro contabilizaban como recursos propios y para hacerlos atractivos fijaron un tipo de interés ligeramente superior al ofrecido a los depósitos a plazo fijo que contaban con la protección del Fondo de Garantía de Depósitos. Las primeras emisiones fueron relativamente pequeñas pero a medida que las Cajas necesitaban más recursos propios incrementaron la comercialización de estos productos. La llegada de la crisis financiera en 2007-2008 aceleró esta tendencia y se produjo una carrera entre ellas para captar fondos de sus clientes y convertirlos a recursos propios mediante la venta de estas participaciones preferentes y deuda subordinada.

A medida que se profundizaba en la crisis vendieron más y más participaciones preferentes y deuda subordinada hasta el punto de que el Banco de España se asustó. Hasta ese momento cuando un cliente quería vender la Caja buscaba otro cliente que quisiese comprar y con el dinero fresco del comprador pagaba al vendedor. Pero las Cajas necesitaban cada vez más dinero y el pozo de compradores se estaba secando así que antes de que las cosas empeorasen el Banco de España cerró el mercado secundario donde las Cajas vendían a nuevos clientes las participaciones de los que querían recuperar su dinero. Eso puso a las Cajas en una situación en la que no podían cumplir sus compromisos ni de pagar los intereses ni de devolver el principal. Y en su lugar se quedaron con el dinero de sus clientes mediante quitas avaladas por el FROB y el Banco de España. De esta forma se evaporaron los ahorros de muchas familias quedándose sólo con una parte del dinero convertido a acciones de la entidad (ahora sí un Banco) y/o bonos convertibles, en algunos casos incluso con un período de permanencia de varios años.

Póngase en contacto con nosotros a fin de asesorarse sobre los pasos a seguir en el caso de ser un afectado en Asturias. Somos abogados en Gijón. Nuestro teléfono de contacto es el 616.783.364 y el email contacto@garmonabogados.com.

preferentes-cam

Sin Comentarios

Deja un Comentario